Archive for 30 abril 2008

La Ley Electoral, las medias tintas y el Gerrymandering

abril 30, 2008

Me escribe un amigo un correo electrónico con el siguiente link, http://www.cambiemoslaleyelectoral.es/

Por lo visto se trata de una plataforma para cambiar la Ley Electoral, ya que se considera injusta, y que pide mi firma en apoyo de dicho cambio.

 

Entraremos más tarde en las consideraciones sobre la justicia o la injusticia de la norma; lo que ahora quiero remarcar es que la Ley Electoral es la misma de siempre, la que ha existido en todas y cada una de las anteriores elecciones y sin embargo es ahora cuando más se está exigiendo su reforma.

Lógicamente, solo protestan los partidos perjudicados, que son, por este orden, IU y UPyD. Los demás, están calladitos (luego algunos dicen que defienden el interés general), que así les va muy bien la cosa. Ahora suenan más las voces porque hay un partido pequeño nacional más (UPyD) y por el gran batacazo de IU, que ha perdido muchísimos votos, pero en comparación, más escaños.

Cierto es, no obstante, que varios partidos ya protestaban por este sistema antes de las elecciones, sobre todo el partido de Rosa Diez y C’s.

 

Esta reforma electoral se encuentra con un problema grande, y no es otro que la presión que el lobby nacionalista ejercerá para impedir esta reforma. Con el sistema actual, partidos como CIU o PNV son los grandes beneficiados y llevan aprovechándose de esto desde 1993. Eso, sin olvidar a partidos que están y han estado en el Congreso gracias al sistema de circunscripción electoral provincial, partidos tan nefastos como el PAR, la Chunta, Nafarroa Bai, Eusko Alkartasuna, etc. ¿qué no dirían la casta política y periodística nacionalista si se reforma la ley? Colonialismo, imperialismo, opresión a los pueblos del Estado, todo tipo de barbaridades que encontrarían eco en los medios nacionales y que harán que PP y PSOE no muevan un dedo por cambiar la ley electoral.

 

A mí el sistema me parece injusto, pero más que por los resultados que provoca (en la web vienen bien explicados), por la propia concepción de la norma, en la que se olvida un principio básico, que es el de la igualdad ante la ley (más trabajo para la ministra amiga de Gabilondo.) ¿Alguien me puede explicar algún motivo para que no haya circunscripción única? Si cada español tiene los mismos derechos (con el sistema autonómico no es verdad) el voto de cada español para elegir a sus representantes tendría que valer lo mismo y punto. Aparte de lo fácil que sería (se hace en otros países para ciertas elecciones, como en Francia, sin ir más lejos) y de que acabaría con la situación que se denuncia, es el sistema a priori más higiénico que surge de un principio básico, que es el de un hombre, un voto.

 

Y por esto me pienso el dar mi firma al proyecto o no, porque las soluciones que se aportan son medias tintas como ampliar el número de Congresistas (cincuenta  ineptos más), pasar a una circunscripción electoral autonómica (mismos perros con distintos collares) o hacer una circunscripción nacional aparte (chapuza que conjuga lo peor de cada solución anterior), que no hacen sino ir a las consecuencias del problema (injusto reparto de escaños) evitando ir a la causa del problema (los españoles no somos iguales ante la ley, ni siquiera para votar.) Las soluciones propuestas son una forma más de Gerrymandering, que es modificar las circunscripciones en beneficio propio.

 

Ya os contaré si firmo o no.

Anuncios

La magia del fútbol

abril 26, 2008

 

Algunos no llegan a entender por qué el deporte, y más concretamente el fútbol, es capaz de mover los sentimientos más humanos de la gente, la alegría, la tristeza, la euforia, la decepción… Viendo un programa de Michael Robinson en la tele (lo he visto en Internet,, pero es la tele), he comprendido por qué el fútbol, es tan grande, por qué mueve pasiones, por qué entre los momentos de felicidad más grandes de su vida uno siempre encuentra algún momento en el que su equipo o su selección nacional (…) ganó.

 

El programa es un reportaje sobre la victoria de la Copa de Europa de 1998 ahora que se cumplen 10 años. ¡Diez años ya! La verdad es que esa Copa de Europa cambió muchas cosas en la vida de los madridistas, que, como yo, jóvenes, teníamos que aguantar las bromas de nuestros compañeros atléticos o barcelonistas (Dios no hace a todo el mundo perfecto, ¡qué le vamos a hacer!) que hacían todo tipo de bromas sobre las Copas de Europa del Madrid (en el resto de Europa “el Real”) alimentadas por un anuncio de bastante éxito. Por supuesto, no se dejaba de nombrar a Franco, como si Franco diera órdenes a los líderes europeos sobre quién debía ganar la Copa de Europa.

 

Pero ese año tenía que llegar. Yo jugaba en la cantera del Madrid de baloncesto por aquel entonces y tengo los recuerdos bastante confusos. Me acuerdo de que Karembeu hizo una gran Liga de Campeones, del partido de la portería, al que no fui porque como tenía entrenamiento, no iba a llegar a tiempo y de que la portería la llevaron desde los Campos de la Ciudad Deportiva donde entrenábamos. Todo tercermundista.

 

Recuerdo que el mejor partido que he visto a nadie jugar nunca es a Redondo en el partido de vuelta en Dortmund. Quedamos 0-0, lo que necesitábamos tras el 2-0 del Bernabéu, y en ese partido Redondo se impuso como mejor medio centro del mundo, recuperó balones, ordenó el juego e hizo con los bravos alemanes lo que quiso con ellos. Estaba acabando la época en la que solo se jugaba con un medio centro, no como de unos años a esta parte en que con menos de dos medios centros no juega nadie. En la época de Valdano la discusión era Redondo o Milla, ahora ambos jugarían juntos.

 

Y llegó la final, la vi en casa, con mi padre, como tantas otras finales (recuerdo que la primera debió ser la del “Gol de Nayim”) y ahí se detienen mis recuerdos. Me acuerdo del gol de Mijatovic y punto. De la celebración, no me acuerdo de lo que hice después, porque se me mezclan en la memoria las celebraciones de la octava y la novena.

 

Lo que es seguro es que a partir de ahí el Madrid volvió a ser un equipo campeón, el mejor equipo del siglo XX y del siglo XXI, el de las Copas de Europa en blanco y negro, en SuperTrinitron y en pantalla de plasma; aunque de las primeras, porque llevamos seis años sin ganarla. Esperemos que no pasen otros treinta y dos. El Madrid es grande, el fútbol lo es más.

 

GAL

abril 24, 2008

Volviendo a mi guarida del 5ème me cruzo con un anuncio de la película G.A.L en una marquesina del bulevar Saint Germain. Mi sorpresa es doble, por un lado no entiendo que interés existe un promocionar una película tan mala en el extranjero, por otro observo aturdido la invasión de las marquesinas de París por el cine español. De repente nos paseamos por el metro de la capital du royaume y además de lo habitual (negros, moros, blanquitos, turistas, olor a pis, vagabundos, locos y hasta algún gilipollas como servidor) encontramos anuncios de REC y El orfanato (anunciado como “le plus grand succès espagnol de tous les temps”, Buñuel se remueve en su tumba).

Sin embargo, lo que más me sorprende es la facilidad con la que en España olvidamos los crímenes de Estado. El 90% de los españoles asociarán G.A.L a marca de detergente y del 10% restante la gran mayoría (me incluyo) ha casi olvidado ya a ese grupo asesino. Esto es especialmente grave ahora que parece que está de moda el considerar al Sr González como un superlidercósmico de Ejpaña. Fuese consciente o no de lo que ocurría bajo su égida, no podemos olvidar hasta donde llegaban las cloacas del Estado durante su gobierno.

Así que simplemente recordar cuando me llamáis paranoico por ver documentales conspiranoicos sobre el 11-S, que en un país casposo como España existió el terrorismo de Estado. Otro día podemos hablar sobre la operación Gladio, el asesinato de Olof Palme, el de Kennedy y toda la mierda que se mueve en las cloacas.

Adjunto vínculos a 2 documentales que deberían ser vistos:

Loose change final cut en español

Sobre la operacion Gladio y el terrorismo de la OTAN un documental de la BBc

Pisoteando el artículo 6.

abril 23, 2008

Tras la victoria de Rodríguez en las elecciones del 9-M, lo que le hará pasar a la historia como un triunfador político de primera magnitud, la crisis se ha abierto en el PP, donde los resultados de Rajoy no han sido del todo malos, o no lo suficientemente malos como para que tenga que pedir plaza en algún registro de la Propiedad.

Los problemas aquí son varios. En primer lugar, la incoherencia de Rajoy. Ha hecho una oposición dura, de acuerdo con lo que esperaban los militantes del partido acusando a Rodríguez de mentir en los debates (es un hecho objetivo que mintió, lo reconoce el propio Rodríguez en una entrevista en El Mundo) y obtuvo un resultado que no considera malo, que le da derecho a seguir intentándolo. Sin embargo, para seguir intentándolo cambia de discurso, cambia a los duros Zaplana y Acebes por los “blandiblú” Soraya y… ¿Gallardón? y ya ni España se rompe, ni el Estatuto de Cataluña es una basura y ni protestan por el trasvase. Señor, si quiere quedarse, o se queda con el mismo discurso o se va. En frase célebre de Groucho Marx, “estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”, que es lo que parece que nos está diciendo Rajoy a los españoles. Pero claro, ustedes me dirán que dónde voy yo pidiendo principios a los políticos, que con 25 años, debería haberme caído ya del guindo.

El segundo punto es que, para seguir en el cargo, Rajoy se prepara un Congreso a la Búlgara (no sé de donde viene esto de los congresos a la Búlgara, a ver si alguien puede ilustrarme) en el que todo está, en frase célebre, “atado y bien atado”, con las ponencias en manos de gente de segunda fila y con el número de compromisarios claramente desproporcionado a favor de aquellas regiones que apoyan el “marianismo”, que debe ser esa doctrina de apoyar a Rajoy ofrezca lo que ofrezca.

 

Todo viene de la época en la que el Faraón, (¿se seguirá creyendo Dios?) hizo de su capa un sayo y designó a dedo (como Franco al rey, no se nos olvide) a Rajoy. ¿y no es más fácil que los militantes elijan a su candidato, como pasa en otros países, como Estados Unidos o Francia? Pero claro, la democracia en los partidos, que sí que es una obligación constitucional (art. 6), provoca pavor en los políticos, porque sus lentejas corren riesgos, no sea que los militantes de su propio partido les vayan a mandar a tomar viento, que es lo que a muchos políticos les pasaría si los militantes decidieran.

La excepción que confirma la regla, la única muestra de democracia real de un partido grande la dio la PSOE cuando se convocaron primarias (¡qué palabra más bonita!, como diría Juan Luis Guerra, me sube la bilirrubina) y se demostró que la dirección que era Almunia, puede perderlas ante el aspirante, que era Borrell. Pero en aquella época Aznar estaba en plena forma y le metió un soplamocos dialéctico al madrileño de Lérida (recordemos que el madrileño es aquél ser que nace donde le sale de los cojones, y no el de Bilbao) y el “editor de la libertad” (me descojono) decidió que había que cargarse a Borrell. Ese es uno de mis primeros recuerdos políticos, me acuerdo de Borrell en el Debate sobre el estado de la Nación (lo cambiará Zapatero por Debate sobre el estado del Estado, y si no, al tiempo) augurando un desastre en la caja de la Seguridad Social, una “bomba de relojería”, dijo, que debe ser la bomba de relojería más precisa del mundo, porque 10 años después todavía no ha estallado.

El bueno de Borrell, pese a que le descabalgaron de la puja, estuvo calladito y consiguió su puesto, el de Presidente del Parlamento Europeo. Resultaba vergonzoso ver los resultados de la partitocracia en España, como los dos grandes fracasados del pos-felipismo tenían aseguradas las lentejas, uno de Comisario Europeo, Almunia, y otro de presidente del PE, Borrell. Lamentable, de verdad, en cualquier país decente estos señores se habrían ido a sus respectivas casas, a ganarse las habichuelas a otro sitio.

 

Pero después de aquella gota democrática en el océano partitocrático, volvimos a la época de “el que se mueva no sale en la foto”, nunca una frase definió mejor la política española. Especialmente lamentable la frase de Rajoy invitando a irse del PP a los liberales y a los conservadores, lo que confirma mi impresión de que el núcleo duro del PP es socialdemócrata. ¿Por qué nunca ha invitado Rajoy a los Gallardoneros a irse al partido socialdemócrata, que, como el Liberal, en España no existe?

 Aunque no todo es malo y leo en elmundo.es de hoy que Rajoy y Aguirre, una política con la que se podrá estar de acuerdo o no, pero que no oculta su ambición, habrían llegado a un acuerdo. Doña Espe no estropea el congreso a la búlgara de Rajoy (no habría podido hacerlo, nos remitimos al atado y bien atado, organiza ese congreso Llamazares y lo gana) a cambio de que el candidato a la Presidencia del Gobierno por el PP se elija por Primarias. (ay, que me sube la bilirrubina viendo los dos meses de debates entre los candidatos, pongamos Rajoy, Espe y Gallardón.)

Sería una gran noticia para el saneamiento democrático de España que tomáramos las buenas costumbres yanquis y no las malas (Papa Noel, el árbol de navidad, Halloween, la gastronomía etc.) y sería bueno para el PP, ese partido en el que, según un amigo mío, “no corre aire vivo, es un partido muerto, sin vida”. Permitiría tener publicidad gratis al partido en todos los medios, quitar la iniciativa al Gobierno y el PP duplicaría su numero de militantes, pero claro, el miedo a la democracia es muy fuerte y la tentación dedocrática mayor.

Desde luego que las primarias no les aseguran la victoria, pero una designación de candidato por unanimidad les asegura la derrota en 2012 ante Rodríguez I de España, pero hablar de eso ahora, como diría el Faraón, no toca. Y mañana… hablaremos del gobierno.

********

aunque claro, otros que vienen hablando de regeneración democrática no se aplican el cuento.

 

¡Viva la generación niñata malcriada!

abril 23, 2008

Me pone muy enfermo un sector de exsesentayochistas y exprogres que parecen querer ejercer el papel de culpabilizadores de la juventud, a imagen y semejanza de cierta empresa que lleva unos 2000 años dando por culo (tanto en sentido figurado como literalmente) a los jóvenes. En efecto no se sabe si por envidia o simple chochez intentan que los que no tomamos viagra todavía, tengamos que pedir perdón por poder disfrutar de una serie de pequeños privilegios inaccesibles para ellos con nuestra edad.

Soy plenamente consciente del nivel de gilipollez e idiocia de mi generación y en absoluto pretendo expiarla de sus pecados. Pero, ya sea gracias al liberalismo y la caída de los precios relativos o a la lucha obrera y estudiantil y sus conquistas sociales (elija su cliché ideológico favorito), no creo que deba sentirme culpable de que me pueda permitir un fin de semana en una capital europea. Es un ejemplo un tanto estúpido, pero el tener que soportar comentarios del tipo “Si es que no valoráis nada” “Si es que nosotros nos íbamos a Londres y fregábamos platos una semana para pagar una pensión con cucarachas” me saca de mis casillas. En primer lugar porque sí valoro el hecho de poder viajar y salir de mi pueblo, las hordas de imbéciles de mi edad que no lo hacen simplemente no habrán recibido una educación apropiada o el haber visto los programas de televisión de la Movida en su infancia les habrá causado daños cerebrales irreparables. En segundo lugar porque es una prueba de mezquindad notable. ¡Que se alegren coño! Debe ser satisfactorio que tus vástagos generacionales disfruten de los privilegios por los que luchaste a ritmo de Led Zeppelín. Por último, pese a que los españolitos del siglo XXI gozamos de una serie de comodidades con las que un joven tardofranquista jamás hubiese podido soñar, también sufrimos una coyuntura económica notablemente peor que la de las treinta gloriosas, tenemos que soportar a Latin Kings, skinheads, SIDAS y problemas sociales varios y sobre todo tenemos que soportar el inaguantable reggaeton en todas las discotecas. Eso es una tortura psicológica que compensa los sufrimientos de las generaciones anteriores. En fin, parece que para ciertos viejunos hay que ganarse el cielo sufriendo antes en el valle de lágrimas…

Todo cambia para que nada cambie, los viejos a ser viejos y los jóvenes a ser gilipollas, me recuerda a cierta canción que le da nombre a este blog.

¿Y el Madrí quiénes son, los de “colorao”?

abril 21, 2008

 

Me levanto un día más a una hora lamentable, las dos y media de la tarde, tras una noche de fiesta sin pena ni gloria que acabó en el McDonald’s (dígase Macdó en Francia) de Stalingrad comprándome un par de hamburguesas a las cuatro de la mañana (porque los McDonald’s aquí en Francia abren todo el día los fines de semana) y lo primero que hago es poner el telediario de la “imparcial”, según Lorenzo Milá, Televisión Española. La noticia principal es que una familia entera ha muerto en Écija (la sartén de Andalucía, dicen que el sitio donde más calor hace de España) por un incendio provocado, parece ser, por un brasero eléctrico que quemó unas cortinas.

 

Esta noticia me trae recuerdos de infancia, que por su importancia para el desarrollo de la vida del que escribe, merecen ser contados.

La palabra “brasero” la aprendí en Tarragona en casa de mi tía abuela, donde dormía todos los días en época de vacaciones. Iba allí solamente a dormir, ya que en casa de mi abuela no cabíamos todos.

Mi tía abuela tenia un brasero eléctrico debajo de la mesa del salón y mi padre (la persona mas precavida que he conocido jamás) me avisaba para que lo apagara, “que los braseros son mu peligrosos”. (como se ha visto, ¡qué sabio es mi padre!)

 

Pero quiero que estas líneas sirvan de pequeño homenaje para mi tía, esa mujer de posguerra que apura sus días en una residencia de la tercera edad sin acordarse muy bien de todo lo que ha vivido ni, por supuesto, de lo que voy a contar ahora.

Según llegaba el mocoso que les escribe a su casa, ella me daba el mando de la televisión, que estaba a todo volumen porque mi tía era sorda, y me decía las siguientes palabras, un día tras otro, palabras que han provocado y siguen provocando grandes momentos de risa en mi casa: “pon lo que quieras, no echan ná bonico.” Lo que me imagino que quiere decir que en el caso de que hubieran “echao” algo bonico me habría quedado sin ver lo que a mí me apetecía y me habría tenido que tragar lo que mi tía considerase “bonico”.

 

Después de que me diera el mando y de que yo quitara de la tele lo que ella estuviera viendo, que solía ser un programa bastante casposo, generalmente de José Luis Moreno, (¡qué grande mi tía, llegar a comprender que eso no era bonico!) la mujer se levantaba para prepararme mi vaso de leche con galletas (faltaría más) que tenía que llevarme yo a la mesa, puesto que la cojera de mi tía (además de sorda, coja) hacía que el vaso llegara a la mesa con la mitad de leche. La cojera de mi tía era bastante graciosa, pues sin quererlo, era la persona que mejor imitaba en este mundo a Manuel Fraga (vaya con mi tía, si ella cojea, lo hace igual que alguien importante, no va a cojear como un muerto de hambre.)

Cuando ella volvía a su sillón, yo ponía lo que a mí me parecía bonico en ese momento, que solía ser algún torneo veraniego tipo Carranza o Colombino o algo por el estilo, hecho que mi tía recibía con indiferencia, pero con la siguiente frase, que debería pasar al diccionario de citas célebres:

 

– “¿ Y el Madrí quiénes son, los de “colorao?”

Esta frase es digna de analizar, por diferentes motivos.

Primero, porque generalmente, el Madrid no jugaba el partido en cuestión, pero claro, el Madrí para mi tía tenía que jugar siempre, porque si no el fútbol no tiene sentido.

Segundo, lo que hace que la frase tenga tintes cómicos, el hecho de que el Madrid pudiera ir de “colorao”, cosa que sólo se produjo una vez en la historia, en Odessa, porque nevaba mucho (reconozco que he tirado de Google para saber que partido fue, mi memoria no da para tanto.) Pero vamos, la culturilla general llega para saber que el Madrí juega de blanco, normalmente.

 

Y tercero, y más importante ya que le da el tinte trágico a la frase,  el hecho de llamar “colorao” al rojo. Esto es porque mi tía que, como ya he dicho, era mujer de posguerra, había recibido una instrucción en la que una de las reglas esenciales era que había que ocultar la palabra “rrrrojo”, que debe pronunciarse con infinitas erres al principio, faltaría más. Parece de chiste, pero es así, una patochada más de un régimen que si no fuera por lo cruel que fue lo podríamos calificar de hortera y que tuvimos en España durante casi cuarenta años.

Tenía razón Millán Astray

abril 21, 2008

Tenía razón Millán Astray (“Muera la inteligencia!”), la lectura de poetas malditos franceses del XIX es lo único que explica mi irracional actitud un frío sábado de Enero. Me puse mis mejores galas de bourgeois bohème decidido a probar el sabor de la vida social parisina de los cafés. Recurrí a la “promenade automatique” entre el quinto y el sexto “arrondissements” decidido a que fuese el destino el que marcase en que café debía ser desvirgado por la intelligentsia francesa. Protegido por los cascos de mi IPod a todo volumen, me dediqué a observar a las paseantes, y, como diría mi amigo Diego (La prueba viviente de que el espíritu de Pajares y Esteso sigue vivo al sur de los Pirineos) “¡Menudas jamelgas, me las petaba a todas!”. En efecto, en París abundan las mujeres de buen ver y lo que es más importante, destilan buen gusto elegancia y refinamiento. Será el aura poética de París, pero todas parecen interesantes e inteligentes, el sueño de un pervertido con ínfulas de intelectual de tres al cuarto como yo.

Estas apariciones continuas me forzaron a cambiar el objetivo de mi promenade, de tarde cultural a tarde de pesca de gafapastas parisinas. El destino barajó sus cartas y Hermes (el Dios griego del azar entre otros, no el ente de los pañuelos a 1000 euros) tuvo a bien asignarme un pequeño y humeante café cerca del Bulevar Saint Michel. Instalado en una confortable mesa con vistas a los pasantes, saqué un gastado ejemplar de la Historia del ojo que acababa de comprar en una de las librerías de segunda mano del cinquième (pensé que Bataille sería una buena forma de provocar el interés de alguna jamelga cultureta). Pagué religiosamente los 4 eurazos de un delicioso café crème y cuando me disponía a sumergirme en la lectura sintiéndome Hemingway en sus años mozos, una horrible aparición rompió el ambiente de distinguido café parisino del pseudodistinguido café parisino.

El camarero encendió un pequeño televisor que lindaba con la barra, donde, a un volumen bajo, pero audible para alguien intransigente como yo, se podía apreciar un videoclip de tectonik (la última moda en danzas de apareamiento y músicas repetitivas de las clases populares francesas). Decidido a no dejarme vencer traté de recuperarme de tan duro golpe pensando que, al fin y al cabo, si estuviese en Ejpaña, el Jonathan de turno hubiese puesto reggaeton (notablemente peor que el tectonik) a todo trapo. Recuperé la lectura y de vez en cuando entre perversión y perversión del amigo Bataille, levantaba la vista y miraba con ojos de carnero degollado a las pasantes veinteañeras.

Pude apreciar un auténtico desfile de moda que haría las delicias del modernillo de Malasaña de turno. Pero sobre todo observé con satisfacción que casi todas las pasantes eran dignas candidatas a musas de madrileño mediocre exiliado en París. ¡Cuánto me hubiese gustado perder el tiempo con las susodichas! Un café por aquí, una exposición por allá, un polvo en su estudio de Le Marais y finalmente morir joven y guapo (es un decir) por despecho. Hoy en día la juventud de nuestras sociedades posmodernas necesita tener algún pasatiempo en el que malgastar su vida (¡el marxismo murió amigos!). En mi caso, a base de vivir en una sociedad de capullos drogadictos, había perdido las ganas de utilizar mis 20 años en hacer la revolución y me inclinaba por morir por una chica o alguna mariconada así; y eso que me hubiese encantado (siempre he sido un reaccionario) volver a los buenos viejos tiempos y tirar cócteles molotov a los grises, leer a Lenin, escuchar a Hendrix drogado, vestir con ponchos y participar en orgías con mujeres peludas. Me gustaría insistir en lo terrible que es que tan divertidas actividades se hayan visto sumidas en el olvido por culpa de mis coetáneos.

A lo que íbamos, muchas de las modelos improvisadas ni reparaban en el palurdo que las observaba al otro lado del cristal, pero so pena de sonar pretencioso, creo que alguna me echó ojos de deseo. Sin embargo, ninguna se dignó a entrar y empecé a perder la esperanza rodeado de ingenieros con pinta de deprimidos que apuraban sus cervezas.

-¡4 putos euros! La próxima vez ahorras y a final de mes te vas de putas- repetía la voz de Diego en mis adentros.

Cuando me hallaba sumido en tan profundas disquisiciones, observé a un par de esculturales chicas que entraron en el café y con paso decidido y alguna sonrisita que otra se sentaron en una mesa cercana a la mía. “¡Dios existe!” pensé para mis adentros. Ahora solo faltaba vencer mi inseguridad y encontrar alguna forma digna de entablar conversación con ellas. Mi cerebro se estrujaba con ansia, pero nunca rindo bien en los momentos cruciales (creo que mas de una ex amante piensa lo mismo). Me conformé con establecer contacto visual de cuando en cuando y observar que parecían interesadas en mí. Ataviadas a la última, parecían ser capaces de reparar en mis miradas y continuar con su animada conversación. Por sus gestos parecía realmente apasionante.

-¡Seguro que están discutiendo de arte! ¡O mejor aún de Sarkozy, neoliberalismo y la madre que lo parió!

Decidido a escuchar con nitidez su conversación, acerqué con disimulo mi silla a la suya y traté de captar su brillante disertación. Conseguí que mi par de parabólicas se impusiesen a la distancia y la tectonik reinante y escuché el siguiente fragmento:

-On m’a dit que si tu vas aux U.S.A il faut goûter sans faute le Burger King, c’est bien mieux que le McDo il paraît. (Me han dicho que si vas a U.S.A hay que probar sin falta el Burger King, está mejor que el McDonalds o eso dicen).

Me levanté de un brinco, y me dirigí a mi covacha con la firme intención de pegarme un tiro. ¡Que alguien haga algo! Francia, además de no tener Burguer Kings sino Quicks, también está en decadencia…

Paradojas

abril 19, 2008

Tenía la idea de que no me gustaba jugar al baloncesto; de que por muchos años que haya jugado a este deporte, a mí lo que me gusta es el “fúrgol”, que por algo es el deporte rey.

Sin embargo, al llegar a París se me pasó por la cabeza la idea de jugar al baloncesto… y pregunté. Tenían equipo de baloncesto de la Universidad. La cosa sonaba bien, y cuando dijeron los horarios, todavía mejor: entrenamiento los lunes de ocho a diez de la tarde y partido los jueves por la tarde. ¡Perfecto, el fin de semana libre!

Así que empecé a ir a entrenar y a jugar los partidos de la Liga Universitaria.

Sin duda alguna, es lo mejor que he hecho en París, jugar en el equipo de baloncesto.

A parte de hacer deporte, que nunca viene mal para quemar esas calorías que se adquieren sobre todo con las copas, jugar en el equipo de baloncesto me ha permitido conocer la verdadera Francia, ya que la gente de clase con la que me juntaba era sobre todo italiana, alemana y española, pero no francesa. ¡paradojas del erasmus!

La otra paradoja es que pese a haber hablado francés en el baloncesto, ¡¡casi ningún jugador era francés!! Consecuencias del colonialismo. Africanos de todos los países, me imagino que la clase alta de los países africanos, los hijos de aquellas familias que se pueden permitir el lujo de enviar a sus hijos a estudiar a la “metrópoli”, pero también muchos que viven aquí con sus familias, gente que ha venido a tartar de ganarse la vida aquí a Francia.

Si me tengo que quedar con alguien me quedo con Jean Charles, JC. Su padre es de Benin, negro, y su madre francesa, blanca. Él es, por lo tanto, mestizo, un chico con la piel color café con leche. JC es un privilegiado cultural; su ascendencia africana le permite saber las inquietudes de la gente de Africa, pero él es francés a todos los efectos, un tío muy preparado que se comerá el mundo, “un globertrotter” que habla francés, inglés y español, en definitiva, un genio.

Un verdadero amigo que me ha ayudado en mi integración en Francia, como el resto de mis compañeros de baloncesto, claro está.