Pisoteando el artículo 6.

by

Tras la victoria de Rodríguez en las elecciones del 9-M, lo que le hará pasar a la historia como un triunfador político de primera magnitud, la crisis se ha abierto en el PP, donde los resultados de Rajoy no han sido del todo malos, o no lo suficientemente malos como para que tenga que pedir plaza en algún registro de la Propiedad.

Los problemas aquí son varios. En primer lugar, la incoherencia de Rajoy. Ha hecho una oposición dura, de acuerdo con lo que esperaban los militantes del partido acusando a Rodríguez de mentir en los debates (es un hecho objetivo que mintió, lo reconoce el propio Rodríguez en una entrevista en El Mundo) y obtuvo un resultado que no considera malo, que le da derecho a seguir intentándolo. Sin embargo, para seguir intentándolo cambia de discurso, cambia a los duros Zaplana y Acebes por los “blandiblú” Soraya y… ¿Gallardón? y ya ni España se rompe, ni el Estatuto de Cataluña es una basura y ni protestan por el trasvase. Señor, si quiere quedarse, o se queda con el mismo discurso o se va. En frase célebre de Groucho Marx, “estos son mis principios, si no le gustan, tengo otros”, que es lo que parece que nos está diciendo Rajoy a los españoles. Pero claro, ustedes me dirán que dónde voy yo pidiendo principios a los políticos, que con 25 años, debería haberme caído ya del guindo.

El segundo punto es que, para seguir en el cargo, Rajoy se prepara un Congreso a la Búlgara (no sé de donde viene esto de los congresos a la Búlgara, a ver si alguien puede ilustrarme) en el que todo está, en frase célebre, “atado y bien atado”, con las ponencias en manos de gente de segunda fila y con el número de compromisarios claramente desproporcionado a favor de aquellas regiones que apoyan el “marianismo”, que debe ser esa doctrina de apoyar a Rajoy ofrezca lo que ofrezca.

 

Todo viene de la época en la que el Faraón, (¿se seguirá creyendo Dios?) hizo de su capa un sayo y designó a dedo (como Franco al rey, no se nos olvide) a Rajoy. ¿y no es más fácil que los militantes elijan a su candidato, como pasa en otros países, como Estados Unidos o Francia? Pero claro, la democracia en los partidos, que sí que es una obligación constitucional (art. 6), provoca pavor en los políticos, porque sus lentejas corren riesgos, no sea que los militantes de su propio partido les vayan a mandar a tomar viento, que es lo que a muchos políticos les pasaría si los militantes decidieran.

La excepción que confirma la regla, la única muestra de democracia real de un partido grande la dio la PSOE cuando se convocaron primarias (¡qué palabra más bonita!, como diría Juan Luis Guerra, me sube la bilirrubina) y se demostró que la dirección que era Almunia, puede perderlas ante el aspirante, que era Borrell. Pero en aquella época Aznar estaba en plena forma y le metió un soplamocos dialéctico al madrileño de Lérida (recordemos que el madrileño es aquél ser que nace donde le sale de los cojones, y no el de Bilbao) y el “editor de la libertad” (me descojono) decidió que había que cargarse a Borrell. Ese es uno de mis primeros recuerdos políticos, me acuerdo de Borrell en el Debate sobre el estado de la Nación (lo cambiará Zapatero por Debate sobre el estado del Estado, y si no, al tiempo) augurando un desastre en la caja de la Seguridad Social, una “bomba de relojería”, dijo, que debe ser la bomba de relojería más precisa del mundo, porque 10 años después todavía no ha estallado.

El bueno de Borrell, pese a que le descabalgaron de la puja, estuvo calladito y consiguió su puesto, el de Presidente del Parlamento Europeo. Resultaba vergonzoso ver los resultados de la partitocracia en España, como los dos grandes fracasados del pos-felipismo tenían aseguradas las lentejas, uno de Comisario Europeo, Almunia, y otro de presidente del PE, Borrell. Lamentable, de verdad, en cualquier país decente estos señores se habrían ido a sus respectivas casas, a ganarse las habichuelas a otro sitio.

 

Pero después de aquella gota democrática en el océano partitocrático, volvimos a la época de “el que se mueva no sale en la foto”, nunca una frase definió mejor la política española. Especialmente lamentable la frase de Rajoy invitando a irse del PP a los liberales y a los conservadores, lo que confirma mi impresión de que el núcleo duro del PP es socialdemócrata. ¿Por qué nunca ha invitado Rajoy a los Gallardoneros a irse al partido socialdemócrata, que, como el Liberal, en España no existe?

 Aunque no todo es malo y leo en elmundo.es de hoy que Rajoy y Aguirre, una política con la que se podrá estar de acuerdo o no, pero que no oculta su ambición, habrían llegado a un acuerdo. Doña Espe no estropea el congreso a la búlgara de Rajoy (no habría podido hacerlo, nos remitimos al atado y bien atado, organiza ese congreso Llamazares y lo gana) a cambio de que el candidato a la Presidencia del Gobierno por el PP se elija por Primarias. (ay, que me sube la bilirrubina viendo los dos meses de debates entre los candidatos, pongamos Rajoy, Espe y Gallardón.)

Sería una gran noticia para el saneamiento democrático de España que tomáramos las buenas costumbres yanquis y no las malas (Papa Noel, el árbol de navidad, Halloween, la gastronomía etc.) y sería bueno para el PP, ese partido en el que, según un amigo mío, “no corre aire vivo, es un partido muerto, sin vida”. Permitiría tener publicidad gratis al partido en todos los medios, quitar la iniciativa al Gobierno y el PP duplicaría su numero de militantes, pero claro, el miedo a la democracia es muy fuerte y la tentación dedocrática mayor.

Desde luego que las primarias no les aseguran la victoria, pero una designación de candidato por unanimidad les asegura la derrota en 2012 ante Rodríguez I de España, pero hablar de eso ahora, como diría el Faraón, no toca. Y mañana… hablaremos del gobierno.

********

aunque claro, otros que vienen hablando de regeneración democrática no se aplican el cuento.

 

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

3 comentarios to “Pisoteando el artículo 6.”

  1. Bruno Clément Says:

    claramente no compartimos la misma visión sobre la socialdemocracia, para mi un socialdemócrata es este señor: http://es.wikipedia.org/wiki/Olof_Palme

  2. lluvia Says:

    La clave no está, como piensa la mayoría, en que los partidos sean o no democráticos(que no lo son), eso es secundario.

    Lo importante y vital es que EL SISTEMA-NO LOS PARTIDOS- SEA DEMOCRATICO. El que los partidos lo sean o no, es secundario, lo realmente importante es que acepten unas reglas de juego político democráticas. Estas reglas no las tenemos, por tanto es la sociedad civil quien tiene que conquistarlas, conquistando previamente la libertad política(que es paso previo e indispensable en el camino hacia la democracia).

    Otra cosa, los partidos políticos no son ni pueden ser ,en ningún lado,NUNCA, organizaciones democráticas.Va contra su propia naturaleza, y esto no lo digo yo. Quedó demostrado desde principios de siglo por la ‘Ley de hierro de las oligarquías’ enunciada por Michels en 1.911.Cualquier partido político NO FUNCIONA COMO UNA ORGANIZACIÓN DEMOCRÁTICA, y cuanto mayor es el partido más se aleja este de la democracia.Los ejemplos que corroboran lo que digo sobran, y todo el mundo lo puede comprobar desde el partido independiente de su pueblo hasta la cúpula nacional del PP o el PSOE.

    Otra cosa que quiero decir al Sr. Rubiales. La democracia no tiene grados, es más o menos imperfecta. La democracia formal, es decir , como forma de gobierno y como reglas MÍNIMAS del juego político, o existe o no existe, y aquí no existe. No es que pueda en algún lado haber un poco, más o menos… es que no hay en España NADA, en ningún sitio.No tenemos una democracia imperfecta, lo que tenemos es una oligocracia perfecta.

  3. LoRenzo SaLdaÑa Says:

    En cuanto a lo de la oligocracia, podemos entender lo mismo. La Constitución no dice que los partidos tengan que ser democráticos, sino su funcionamiento. No creo que el tamaño importe en que se elija al Presidente o a los candidatos por primarias, costumbre muy sana que tienen en los EEUU. No tienen primarias no porque no puedan, sino porque no quieren.
    No justifiquemos que los partidos no sean democráticos, exijámosles democracia interna en primer lugar y luego transparencia, pero eso es otro tema

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: