Botellón en Contrescarpe

by

Lunes de vacaciones (sí, qué pasa, aquí somos muy chulos, hay dos semanas de vacaciones porque sí, no hay vacaciones de Semana Santa porque es un país laico, lo que permite poner las vacaciones cuando a uno le peta, ¡no nos íbamos a quedar sin vacaciones por ser laicos!) y nos da por quedar en una zona de bares de este muerto París, la zona de la Rue Mouffetard. En vista de que no hacía demasiado frío y del elevado precio de la cerveza en los bares de la zona (que, encima, están medio vacíos) decidimos entre todos comprar algo en alguna tienda de lo que antes se llamaban los “ultramarinos”, ahora chinos en Madrid, pero que en París son árabes, con el claro objetivo de hacer un pequeño botellón en la plaza (palabra esta “Botellón” que empiezan a conocer los extranjeros con independencia de su país de origen.) La ventaja principal es que como aquí no hay costumbre pues, obviamente, no está prohibido, porque no lo conocen.

 Nacionalidades varias, españoles, alemanes e italianos (un chico de Trieste me cuenta que en su ciudad se hace botellón, que fue instaurado por las tropas bárbaras allí destinadas en Erasmus, que se reunían en la plaza central del pueblo, con independencia del frío que hiciese, para darse a tan saludable costumbre), pero en principio ningún francés, hasta que llega un chico bastante mayor, le echo unos 35 años, compañero de piso de uno de los alemanes.Viste bastante mal, va muy dejado y desaliñado, en principio no atrae la atención. Luego resulta que habla un español bastante correcto y hasta es capaz de gastar bromas en la lengua de Cervantes. No reparo más en él y a la una menos cuarto decido intentar coger el último metro, queriendo la providencia que la estación esté ya cerrada, por lo que me veo obligado a volver a la informal reunión donde apenas queda gente.

 Entablo un poco de conversación con este chico y le pregunto que qué ha hecho con su vida. Me dice que ha estudiado en la Ecole Normale Superieure de la rue d’Ulm. ¡¡¡Vaya crack!!!!!! La ENS, donde han estudiado auténticos genios como Althusser, Sartre, Raymond Aron o Jean François Revel se me presenta así, de improviso, en un botellón. Por supuesto, le pregunto, que cuánto hay que estudiar, que si esto, que si lo otro, hasta llegar a resultar un poco pesado quizá. Lo que más me llama la atención es que antes de entrar en la ENS ha estudiado tres años, es decir, que se ha pasado de los 18 a los 21 estudiando solamente para entrar en la Escuela. No está mal.

Está un poco “tocadillo” por el vino y empieza a hablar; la verdad que da gusto oírle, ¡qué sabiduría más cercana, qué poco creído para lo que debería ser, qué vocación didáctica sin llegar a ser pretencioso! en definitiva, una excepción a la regla, un tío preparado en un botellón lleno de iletrados como nosotros. 

Nos cuenta millones de anécdotas, de la que me quedo con esta; la procedencia de la palabra “snob”, que es algo así como pijo en inglés y que ha sido adoptada por el francés y el español, entre otras lenguas (aceptada en español por la RAE desde el lejano 1923.) Cuenta Patrice, que así se llama el elemento, que en el siglo XVII solo entraban en la Universidad los hijos de los aristócratas, es decir, que había que ser noble para poder estudiar. Esto era sí, hasta que abrieron la mano y dejaron entrar a unos cuantos que no eran nobles los “sine nobilitate, (“sin nobleza”), abreviado “s/nob.” Como estos nuevos ricos burgueses (la historia se repite) eran los que más iban pavoneándose de que estaban en la Universidad y eran lo que hoy diríamos, unos pijos, se empezó a llamar “snob” a todo aquél que iba presumiendo de más de lo que era.

Como la historia se repite, hoy en día también podemos ver a los “snob” de nuestro tiempo, que son esa casta social a la que detesto con todas mis fuerzas y que son los pijos, esos que no saben tener la nobleza de ocultar lo que tienen o son, si de verdad son algo, integrantes de esta sociedad cada vez menos culta e inteligente. Recemos todos por la vuelta a las buenas costumbres, como por ejemplo la de la humildad intelectual y social que demuestra Patrice.

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: