Fomento de la Integración y otras zarandajas.

by

 

Nos encontramos un día un cartel en nuestro portal con el siguiente anuncio: “Domingo 1 de Junio, Fiesta de los Vecinos. Cada uno lleva algo de comer y beber.”

Me planteo que qué coño puede ser eso de la fiesta de los vecinos, pero bueno, un domingo a mediodía a nadie hace daño bajara tomar algo.

El domingo me levanto a estudiar temprano (no se crean que eso es regla general) y empiezo a oír preparativos bastante antes de las doce. Si embargo no consigo ver nada porque la fiesta se desarrolla en el otro patio del vecindario. Con la excusa de ir a comprar el pan paso por delante de la fiesta y veo que hay unas cuarenta personas; pocas, si tenemos en cuenta que hay ciento diez pisos, y veo también que en una mesa hay comida abundante.

A la vuelta de la panadería una señora con la boca llena me dice: “Venga usted  a tomar algo con nosotros, baje, no hace falta que traiga nada, aquí hay de todo.” Será que soy un reaccionario, pero me encanta que la gente se llame de usted.

 

Al bajar a la fiesta saludo a Álvarez, un español de Galicia que lleva cuarenta años viviendo en Paris. El hombre ha hecho una sangría para todo el mundo, faltaría más, para algo es español y va ofreciendo a todo quisque que pasa un vaso de sangría (otros emigrante españoles me cuentan que en todas estas fiestas Álvarez siempre trata de que todos acaben tajados, ¡vaya genio el gallego!

 

Me explican que esta fiesta es tradición en Provincias (me encanta también la costumbre francesa de distinguir entre París y provincias, antes en España se estilaba más, pero me imagino que con el Estado de las Autonosuyas no se puede hablar ya de Provincias) y que hace unos diez años se instaló en Paris por el Ayuntamiento con el objetivo de fomentar la integración de los emigrantes.

 

De hecho en la fiesta están todos un poco separados. Los árabes por su lado, con su cuscus y los franceses y españoles por otro. Algún que otro francés, sobre todo parejas y solteros jóvenes que se mudan a esta zona menos rica de Paris en busca de vivienda barata. Llama la atención la cantidad de españoles que hay, podemos ver claramente dos olas de inmigración. En los años 60-70 la inmigración española y en los 80-90 la árabe.

 

Pero por muchas fiestas de los vecinos y muchas sangrías que haga Álvarez la integración me parece más que difícil, porque como diría Desproges “los animales son menos intolerantes que nosotros: un cerdo hambriento no rechazaría nunca comerse un musulmán.”

Anuncios

Etiquetas: , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: